miércoles, 28 de enero de 2009

6 DESARROLLO POSTEMBRIONARIO EN ANIMALES Y PLANTAS

El desarrollo posembrionario comienza con el parto en los animales vivíparos o la eclosión del huevo en ovíparos.

Los embriones de los animales ovíparos, una vez han consumido las sustancias nutritivas del huevo, han de salir de las cubiertas del mismo para buscar alimento.

Si las reservas son muy abundantes, el desarrollo embrionario se prolonga y el individuo nace ya con la forma del adulto, tomando entonces alimentos para crecer y adquirir la madurez reproductora también llamada madurez sexual en un solo proceso de crecimiento: se dice, en este caso, que el desarrollo es directo, como sucede en las Aves, Reptiles (animales ovíparos) y en los insectos más primitivos.

También decir que el desarrollo directo se da en los animales que poseen abundantes reservas vitelinas, es decir, suficiente alimento en la membrana que envuelve al óvulo.

Si las reservas alimenticias del huevo son consumidas en fases precoces del desarrollo o son escasas, el embrión no puede completar su desarrollo por si solo y da lugar, a una larva de vida libre. Se produce, entonces, el desarrollo indirecto . El estado adulto se llama imago, y la transformación de la larva en imago constituye la metamorfosis*, que se da mediante una serie de profundos cambios, es decir, en varios procesos de crecimientos claramente diferenciados.

• Los embriones de los animales vivíparos, aunque no cuentan con suficientes reservas vitelinas, encuentran en el interior de la madre las sustancias alimenticias que necesitan y que obtienen a través de la placenta, por lo que nacen con la configuración adulta, teniendo también desarrollo directo. Como los mamíferos placentarios.


*LA METAMORFÓSIS

Metamorfosis significa “cambio de forma y apariencia en el cuerpo”, los insectos más avanzados tienen un ciclo vital completo, en el que se incluye una metamorfosis plena. Tras la incubación, de los huevos salen las larvas (orugas, cresas y más conocidamente como gusanos); estas son muy diferentes de los insectos adultos, tanto en su forma como en su apariencia.

Las larvas crecen y mudan varias veces, produciendo finalmente lo que denominamos crisálida (ninfa o capullo). Dentro de la crisálida, todo el cuerpo se reorganiza y se forma un nuevo adulto. Ese tipo de ciclo vital les permite a las larvas especializarse en su alimentación y a los adultos especializarse en la procreación y en la búsqueda de nuevos asentamientos.

Las avispas, abejas, hormigas, moscas, escarabajos, mariposas y polillas, los tábanos y mosquitos, pulgas y chinches, experimentan todos una metamorfosis completa. Pero no todos los insectos obedecen a esas reglas y por eso, encontramos algunas excepciones: los adultos de algunas especies de escarabajos parecen larvas; algunas hembras de polillas de monte no tienen alas, y algunas moscas nunca llegan a la fase adulta, ya que cada larva puede producir muchas más larvas dentro de su cuerpo .

Tipos de metamorfosis
Según la complejidad del proceso, podemos distinguir dos tipo de metamorfosis:

- Metamorfosis sencilla: es la que tienen lugar en anfibios, equinodermos, anélidos, moluscos y gran cantidad de insectos. En ella la larva se transforma en adulto por simple desprendimiento de la cubierta externa denominada muda, y sin pasar por una etapa de inactividad.

- Metamorfosis compleja: es típica de muchos insectos, la larva, tras alcanzar su máximo desarrollo, detiene su actividad y atraviesa una fase denominada ninfa o pupa. La ninfa deja de comer y en la mayoría de los casos, se inmoviliza. En esta fase tienen lugar diversos procesos en el interior de la ninfa que la transformarán en un individuo adulto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada